Volviendo a atar el “nudo gordiano”

Bruno Latour, filósofo, antropólogo y sociólogo francés, postula en la primera página de Nunca fuimos modernos que “un mismo hilo relaciona la más esotérica de las ciencias y la política más baja, el cielo más lejano y una fábrica específica en las afueras de Lyon, el peligro más global y las elecciones que vienen (…) Los tamaños, los desafíos, las duraciones, los actores no son comparables y sin embargo ahí están, comprometidos en la misma historia”.

Dos páginas más adelante nos dice que “esos artículos híbridos que dibujan madejas de ciencia, política, economía, derecho religión, técnica, ficción, se multiplican (…)”, que naturaleza y cultura resultan mezcladas todos los días, y que sin embargo, los analistas, los intelectuales se empecinan en cortar el nudo gordiano que une esas madejas en las que el conocimiento de las cosas y el interés, el poder, y la política de los hombres resultan mezclados.

Nuestra tarea junto a Latour será la de reflexionar acerca de cómo el nudo gordiano puede atarse nuevamente, atravesar el corte constitutivo de nuestra Modernidad que separa los conocimientos exactos y el ejercicio del poder, la naturaleza y la cultura. Intentaremos identificar y describir algunas de esas madejas que nos rodean. Sigue leyendo

Anuncios