Radio Viga como fenómeno de convergencia mediática

En forma audiovisual, la segunda parte del tp sobre Radio Viga, abordando el proyecto desde autores como Jenkins principalmente.

Anuncios

Piden el fin de los blogs

Sí, no estoy alucinando ni inventando cosas. Leyendo el portal de la nación, me encontré con una noticia realmente curiosa y que me parece es interesante analizar. Basicamente dice que un periodista pidió que los usuarios cierren sus blogs porque ya no son la herramienta que eran hace unos años. Y para eso lo compara con las redes sociales y por último dice que Twitter es ahora lo que los blogs representaban en el 2004. Es una mirada para discutir, así que se las dejo a continuación la nota:

Cuando se acuñó el término Web 2.0 en el año 2004, uno de los servicios distintivos de esta nueva generación de herramientas era el blog. Los usuarios de Internet pudieron contar con una plataforma para publicar sus notas y tener una gran interacción con sus lectores. Este fue el puntapié inicial de un fenómeno que provocó, según el buscador especializado en bitácoras Technorati, alrededor de 71 millones de blogs.

Sin embargo, muchos de estos sitios tienen el defecto de no ser actualizados periódicamente, con el peligro de quedar abandonados. Frente a esto, el periodista Paul Boutin de la revista Wired publicó una nota donde hace un llamado a no abrir un blog o, si se tiene uno, recomienda que lo cierre. Y pone como ejemplo el caso de Jason Calacanis, fundador de la red de bitácoras Weblogs Inc y adquirida por AOL en 2005 por 25 millones de dólares, que anunció el fin de su sitio porque “bloguear es una actividad demasiado grande, impersonal y carente de la intimidad que necesito”.

Boutin afirma que ya no es novedad escribir en un blog y que dejó de ser “la brillante idea que fue hace cuatro años, cuando la ´blogósfera´ era un oasis de libre expresión y pensamiento inteligente”. También señala que uno de sus principales virtudes, la sencillez con la cual un usuario sin grandes conocimientos técnicos podían escribir sus notas, fue contraproducente. Algunos de los inconvenientes que señala es el tiempo que demanda escribir los contenidos e integrarlo con audio, imágenes y sonido.

Frente a esto, Bourtin indica que los sitios de redes sociales como YouTube, Flickr y Facebook han permitido que la integración de texto con el contenido multimedia sea mucho más fácil. Y pone como caso de practicidad a Twitter, un servicio de notas de texto limitado a sólo 140 caracteres, que representa “al 2008 lo que la blogosfera fue en el 2004”, dijo el periodista.

Mutando hacia la tallerización

Primeras clases en el laboratorio

“Nunca fuimos modernos” Bruno Latour

Ser moderno, ¿una forma de ser?

Ya a mediados de 1800, Charles Baudelaire se referia a que es ser moderno. Una definicion que dio cuenta de un fenomeno que hoy se asocia con lo actual o con lo contemporaneo pero que evidentemente va mucho mas alla.

Bruno Latour creo una división de lo moderno que consiste en dos conjuntos de prácticas opuestas. El primer conjunto es el que llama Redes, son las practicas de traducción o mediación, mezclas entre géneros de seres totalmente nuevos, HÍBRIDOS de la naturaleza y de cultura. Y el segundo es la Crítica, prácticas de purificación, las que “crean dos zonas ontológicas por completo distintas, la de los humanos, por un lado, y la de los no humanos por el otro. Cada contemporaneidad tiene su propia idea de modernidad. Es decir, cada comunidad establece su propio conjunto de saberes que es necesario reconocer para que las señales se conviertan en signos. Por eso, una persona moderna, aunque registre las complejas ramas globales que circunscriben su vida cotidiana, debe trascender los límites de una contemporaneidad determinada. No es lo mismo “ser moderno” en Buenos Aires, Londres, Bangkok o Nueva York, asi como tampoco es lo mismo “ser moderno” o”ser esnob”. Son cosas distintas. El esnob se jacta de la calidad de su información. El moderno, de su variedad y cantidad. Si el esnob es quien “marca tendencia” (como dirían en la Cosmopolitan), el moderno es quien reconoce la existencia de éstas y otras tendencias.

Entonces, si el ser moderno se sintetiza en ciertas actitudes, conductas y estilos de vida, ¿qué pasa en la actualidad?”La modernidad tiene tantos sentidos como pensadores o periodistas hay –diria Latour. No obstante, todas las definiciones designan de una u otra manera el paso del tiempo. Con el adjetivo moderno se designa un régimen nuevo, una aceleración, una ruptura, una revolución del tiempo. Cuando las palabras ‘moderno’, ‘modernización’, ‘modernidad’ aparecen, definimos por contraste un pasado arcaico y estable.Por lo tanto este antropologo denuncia la existencia de una separación definitiva entre el conocimiento y el interés, el poder o la política de los hombres que va de la mano de una hibridez entre la cultura y la naturaleza caracteristica del “hombre moderno”.

¿Qué pasaría con nosotros si dejaramos de ser modernos? ¿Entrariamos en una nueva época que remplazaría la de los modernos?…….¿La posmodernidad?……

No hemos entrado en la era moderna porque para serlo necesitamos cumplir al menos con una condición: sostener cierta escisión entre la ciencia y la reflexión interpretativa, distinción que conlleva la Constitución moderna. Por lo tanto en lugar de separar practicas debemos considerar a cada una de ellas dentro de una red, para ser mas especificos no hablamos del contexto social y de los intereses de poder, sino de su inclusión en las comunidades y los objetos. Es decir de una red de historias mezcladas, de historias que se suceden unas con otras.

El hombre moderno no existe. Es una abstracción, es una quimera que queremos creer afirmaria Latour.

Por Karla Lopez

“Nunca fuimos modernos”, Latour

Latour plantea que lo que va haciendo la ciencia con el devenir de la modernidad, es ir borrando todos aquellos aspectos que le dan carácter híbrido. Con esto, lo que quiere decir es que el científico construye ciencia y contexto, pero en ese proceso, los tópicos que no tienen que ver directamente con la disciplina que se quiere  mejorar pero que sí son claves para generar nuevas ideas, no  quedan manifestados.  Sumado a esto, y en conexión con el otro texto visto de este autor, menciona que la ciencia también construye “relatos” ya que en sus escritos opera la retórica y “hacen agua” ciertas categorías de verdad.

El concepto de no hibrido, tendría que ver con la “purificación” (práctica de la crítica de separar) y se contrapondría con el concepto de “traducción” que haría alusión a lo que en verdad sucede que es la proliferación de los híbridos. El título del material en cuestión, “Nunca fuimos modernos”, tiene justamente que ver con que la supuesta separación entre las cosas, no es real.

Latour  plantea que el antropólogo que desee evaluar los fenómenos híbridos, debe ubicarse entre el sujeto y el objeto, para estar en una posición simétrica respecto a este último. Esto sería “Imperio del Medio”.

Luego, otro aspecto del texto es la toma de autores como Hobbes o Boyle, con el propósito de justificar sus argumentos. La Constitución Moderna separa entre naturaleza y política; Latour entiende que no existe tal división y por ende no existirían diferencias entre los planteos de los dos autores citados, figuras fundantes de la ciencia política y natural  respectivamente.

                                                                                                  Por María Florencia Guerrero

La intimidad en la Web 2.0

El domingo en Página 12 salió una entrevista con Alberto Arébalos, representante de Google para América Latina y el tema principal de la nota fue la privacidad de las personas.  Y ante las acusaciones acerca de que Google invade en su intimdad a la gente ya que tiene muchos datos de todos, Arébalos introdujo una cuestión interesante que en este momento está en auge en todo el mundo. “Es una gran contradicción en un mundo en el que todos quieren sus quince minutos de fama, todos están en Facebook, suben sus fotos y se alarman cuando alguien los encuentra. Es contradictoria esa pretensión de una privacidad absoluta, en contraste con esta realidad”, explicó. Y estemos o no de acuerdo con Arébalos es un tema que en la constante evolución de la Web 2.0 se va haciendo cada vez más natural y usual, cuando hace pocos años nadie hubiera pensado que la intimdad estaría tan expuesta en internet por una voluntad explícita del usuario.

El mismo domingo, la antropóloga Paula Sibilia, en una entrevista con Clarín, indagó sobre el tema más a fondo y dio una opinión más fuerte que el hombre de google. “La tiranía de la intimidad actual promueve cultivar la intimidad, pero en tanto sea visible, porque si no es visible tal vez no exista. Nuestra lógica es la de la sociedad del espectáculo: sólo existe lo que se ve”, comentó Sibilia, quien publicó libros como El Hombre postorgánico y La intimidad como espéctaculo.

El tema está abierto e irá siendo cada vez más trascendente a medida que siga avanzando la Web 2.0 en la vida de todos y a medida que la web tenga mayor alcance en todo el mundo.  El debate está abierto y las opiniones sobre el tema harán que podamos entender un poco más está realidad que nos tiene inmersos a todos en el Facebook, MySpace, blogs y Fotologs

-Les dejó los links a las notas

Entrevista con Arébalo, representante de Google:

http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/espectaculos/2-11373-2008-09-21.html

Entrevista con Paula Sibilia:

http://www.clarin.com/suplementos/zona/2008/09/21/z-01764657.htm

Emiliano Azubel

Nunca Fuimos Modernos – La escisión moderna

En el mundo moderno tanto analistas como pensadores, periodistas y tomadores de decisiones se han empeñado en dividir al mundo en dos “categorías puras”: Naturaleza (concerniente a los conocimientos exactos) y Cultura (relativo al ejercicio del poder). Estas prácticas de “purificación crítica” están en el centro mismo del ser moderno y tienen su origen en el nacimiento de la modernidad, cuando Boyle y Hobbes se disputaban la distribución de los poderes científicos y políticos. Estos dos científicos según Latour “inventan nuestro mundo moderno, un mundo en el cual la representación de las cosas por intermedio del laboratorio está disociada para siempre de la representación de los ciudadanos por intermedio del contrato social

Estas dos categorías se hallan de hecho totalmente mezcladas en la realidad y forman lo que Latour llama “híbridos”, madejas donde se entremezclan temáticas como ciencia, política, economía, derecho, religión, etc. Este fenómeno se plasma claramente en los diarios, donde día a día estos aspectos se encuentran embrollados. Por eso para el autor se trata de volver a atar el “nudo gordiano”, atravesando los cortes que separan Naturaleza y Cultura, y para esto introduce la noción de “actor-red” que tiene como finalidad volver a mezclar las entidades humanas y naturales.

Por Camilo Suarez