Radio Viga: una voz que rompe cabezas…

 En el contexto de una Facultad que lucha por un nuevo edificio, surge Radio Viga como medio alternativo y abierto.

La crisis edilicia que envuelva a la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires se agudizó aún más al caer una viga en uno de los baños de la sede que se encuentra en la calle Marcelo T. de Alvear. Las movilizaciones estudiantiles encontraban ahora otro motivo para no dejar de luchar. La falta de mantenimiento dejó huellas feacientes: una viga que podría haber provocado un accidente.

En medio de marchas, asambleas y la creación de un blog por la unificación de las dos sedes (ubicadas en Marcelo T. de  Alvear y Franklin 54) en un edificio único en el barrio de Constitución, surge Radio Viga. Conformada por apróximadamente 40 estudiantes, las transmisiones se realizan desde los pasillos de ambas sedes o desde la vereda del edificio en Constitución.

En una entrevista realizada con algunos de sus integrantes, nos cuentan que la idea de la creación surge con el deseo de anclar el reclamo estudiantil en una actividad, una radio alternativa a los medios de comunicación más conocidos del país, y en los cuales no hubo espacio para el conflicto universitario. El hecho de que estas transmisiones no se realicen en un estudio de grabación es el dato más significativo: “una radio abierta genera un espacio común para la discusión”, plantea Fabián, uno de sus integrantes.

Cansados de la influencia de las grandes concentraciones de medios en los flujos de información, surgen nuevas formas de comunicación, como es el caso de Radio Viga, que traen consigo la idea de un espacio comunitario donde los receptores tienen la posibilidad real de intervenir en el contenido de lo que se produce.-

 

 En el siguiente video puede verse una entrevista realizada a Fabián, uno de los integrantes de Radio Viga:

 

Para profundizar sobre los aspectos teóricos en los que se basó esta publicación, ver:  http://www.scribd.com/doc/8201913/Radio-Viga-en-el-semiocapitalismo

 

A continuación, una reflexión personal…

 

                                                                                                                          Por Marina Carin

Anuncios

“Nunca fuimos modernos” Bruno Latour

Ser moderno, ¿una forma de ser?

Ya a mediados de 1800, Charles Baudelaire se referia a que es ser moderno. Una definicion que dio cuenta de un fenomeno que hoy se asocia con lo actual o con lo contemporaneo pero que evidentemente va mucho mas alla.

Bruno Latour creo una división de lo moderno que consiste en dos conjuntos de prácticas opuestas. El primer conjunto es el que llama Redes, son las practicas de traducción o mediación, mezclas entre géneros de seres totalmente nuevos, HÍBRIDOS de la naturaleza y de cultura. Y el segundo es la Crítica, prácticas de purificación, las que “crean dos zonas ontológicas por completo distintas, la de los humanos, por un lado, y la de los no humanos por el otro. Cada contemporaneidad tiene su propia idea de modernidad. Es decir, cada comunidad establece su propio conjunto de saberes que es necesario reconocer para que las señales se conviertan en signos. Por eso, una persona moderna, aunque registre las complejas ramas globales que circunscriben su vida cotidiana, debe trascender los límites de una contemporaneidad determinada. No es lo mismo “ser moderno” en Buenos Aires, Londres, Bangkok o Nueva York, asi como tampoco es lo mismo “ser moderno” o”ser esnob”. Son cosas distintas. El esnob se jacta de la calidad de su información. El moderno, de su variedad y cantidad. Si el esnob es quien “marca tendencia” (como dirían en la Cosmopolitan), el moderno es quien reconoce la existencia de éstas y otras tendencias.

Entonces, si el ser moderno se sintetiza en ciertas actitudes, conductas y estilos de vida, ¿qué pasa en la actualidad?”La modernidad tiene tantos sentidos como pensadores o periodistas hay –diria Latour. No obstante, todas las definiciones designan de una u otra manera el paso del tiempo. Con el adjetivo moderno se designa un régimen nuevo, una aceleración, una ruptura, una revolución del tiempo. Cuando las palabras ‘moderno’, ‘modernización’, ‘modernidad’ aparecen, definimos por contraste un pasado arcaico y estable.Por lo tanto este antropologo denuncia la existencia de una separación definitiva entre el conocimiento y el interés, el poder o la política de los hombres que va de la mano de una hibridez entre la cultura y la naturaleza caracteristica del “hombre moderno”.

¿Qué pasaría con nosotros si dejaramos de ser modernos? ¿Entrariamos en una nueva época que remplazaría la de los modernos?…….¿La posmodernidad?……

No hemos entrado en la era moderna porque para serlo necesitamos cumplir al menos con una condición: sostener cierta escisión entre la ciencia y la reflexión interpretativa, distinción que conlleva la Constitución moderna. Por lo tanto en lugar de separar practicas debemos considerar a cada una de ellas dentro de una red, para ser mas especificos no hablamos del contexto social y de los intereses de poder, sino de su inclusión en las comunidades y los objetos. Es decir de una red de historias mezcladas, de historias que se suceden unas con otras.

El hombre moderno no existe. Es una abstracción, es una quimera que queremos creer afirmaria Latour.

Por Karla Lopez

“Nunca fuimos modernos”, Latour

Latour plantea que lo que va haciendo la ciencia con el devenir de la modernidad, es ir borrando todos aquellos aspectos que le dan carácter híbrido. Con esto, lo que quiere decir es que el científico construye ciencia y contexto, pero en ese proceso, los tópicos que no tienen que ver directamente con la disciplina que se quiere  mejorar pero que sí son claves para generar nuevas ideas, no  quedan manifestados.  Sumado a esto, y en conexión con el otro texto visto de este autor, menciona que la ciencia también construye “relatos” ya que en sus escritos opera la retórica y “hacen agua” ciertas categorías de verdad.

El concepto de no hibrido, tendría que ver con la “purificación” (práctica de la crítica de separar) y se contrapondría con el concepto de “traducción” que haría alusión a lo que en verdad sucede que es la proliferación de los híbridos. El título del material en cuestión, “Nunca fuimos modernos”, tiene justamente que ver con que la supuesta separación entre las cosas, no es real.

Latour  plantea que el antropólogo que desee evaluar los fenómenos híbridos, debe ubicarse entre el sujeto y el objeto, para estar en una posición simétrica respecto a este último. Esto sería “Imperio del Medio”.

Luego, otro aspecto del texto es la toma de autores como Hobbes o Boyle, con el propósito de justificar sus argumentos. La Constitución Moderna separa entre naturaleza y política; Latour entiende que no existe tal división y por ende no existirían diferencias entre los planteos de los dos autores citados, figuras fundantes de la ciencia política y natural  respectivamente.

                                                                                                  Por María Florencia Guerrero

Nunca Fuimos Modernos – La escisión moderna

En el mundo moderno tanto analistas como pensadores, periodistas y tomadores de decisiones se han empeñado en dividir al mundo en dos “categorías puras”: Naturaleza (concerniente a los conocimientos exactos) y Cultura (relativo al ejercicio del poder). Estas prácticas de “purificación crítica” están en el centro mismo del ser moderno y tienen su origen en el nacimiento de la modernidad, cuando Boyle y Hobbes se disputaban la distribución de los poderes científicos y políticos. Estos dos científicos según Latour “inventan nuestro mundo moderno, un mundo en el cual la representación de las cosas por intermedio del laboratorio está disociada para siempre de la representación de los ciudadanos por intermedio del contrato social

Estas dos categorías se hallan de hecho totalmente mezcladas en la realidad y forman lo que Latour llama “híbridos”, madejas donde se entremezclan temáticas como ciencia, política, economía, derecho, religión, etc. Este fenómeno se plasma claramente en los diarios, donde día a día estos aspectos se encuentran embrollados. Por eso para el autor se trata de volver a atar el “nudo gordiano”, atravesando los cortes que separan Naturaleza y Cultura, y para esto introduce la noción de “actor-red” que tiene como finalidad volver a mezclar las entidades humanas y naturales.

Por Camilo Suarez

Generación Post-Alfa

Berardi Bifo es un escritor, filósofo y activista italiano en este libro  lee al capitalismo en términos semióticos. Para quien este  sistema se convierte en una producción acelerada e inagotable  de signos cuya valorización se establece en términos económicos. La forma de circulación de la información encontró las base en la década del 90 cuando se fusionó el capital recombinante y el trabajo cognitivo. Para este autor este proceso  se retro-alimentó  de los cambios  en las tecnologías  de producción cultural, lo que provocó  una evolución en la infósfera (interfaz entre el sistema de los medios y la mente). El problema central radica en una disimetría  de paradigmas: el de la información y el de la recepción. Uno de ritmo vertiginoso, el otro no;  la mente humana  y el organismo intentan  alcanzar, comprender  y corresponder el caudal continuo de  flujos  semióticos  que interactúan en las redes  digitales,  sin embargo el  cuerpo humano  no puede escapar a su propio límite natural y la mente, frente a esta imposibilidad, se ve colapsada.  Por ejemplo, Stanislas Dehaene, un científico francés en su último libro “Les neurones de la lectura”, sostiene que La lectura es, en definitiva, una sucesión de comprensiones del texto, que es aprehendido casi palabra por palabra. Por más que mejoremos nuestra capacidad de leer rápido, nunca podremos superar cierto ritmo sin perder información o palabras.  ¿Hasta donde cambiará la percepción cognitiva en los tiempos de la imagen?

http://www.tendencias21.net/La-capacidad-de-lectura-no-es-innata-y-ha-requerido-un-reciclaje-neuronal_a2065.html

 Se abre, entonces, un horizonte de enfermedades  mentales. El autor habla  de una generación prozac  como uno de los recurso más utilizados para sobrellevar el  desfase entre el ciberespacio -ilimitado- y el cibertiempo -de límites rigurosos. Se produce  una crisis de ciertos  fundamentos antropológicos e  innumerables patologías a nivel social como: electrocución permanente, sobreexitación, pánico, estrés, hipermovilidad y una reducción del tiempo para la afectividad. A tal extremo esta idea es compartida que     Susan Greenfield, científica británica,  piensa  que en la era de la cibercultura  se crea  cierta repugnancia a un contacto que no sea mediado por la pantalla. Hasta llegar al punto de que las relaciones sexuales en un futuro tenderán a ser inexistentes.

 http://www.lanacion.com.ar/cultura/nota.asp?nota_id=828174

Más allá de  estas ideas Bifo encuentra en el activismo mediático una alternativa para la resistencia con el fin de subvertir el dominio de los grandes medios y rescata en los contenidos difundidos aquello que se encuentra amenazado. El pensamiento crítico, por ejemplo, pertenece a esta categoría.

Julieta Godoy 

¿Las innovaciones en la web han permitido que nuestra sociedad posea cada vez más una cultura libre? Por Emiliano Azubel

Caseritos

Parciales de la comisión 11 de Taller de Introducción a la Informática, la Telemática y el Procesamiento de Datos, cátedra Piscitelli, año 2008…. domiciliarios!

Read this document on Scribd: La utopía de Prometeus

Un artículo publicado hace poco en un medio masivo, y que fue levantado por la famosa pagina de Internet Youtube, daba cuenta de una predicción hecha acerca de posibles acontecimientos que sucederán en los años venideros. Se habla de fusiones entre empresas que hoy funcionan como monopolios, desaparición de medios que hoy están consolidados como predominantes en el mundo y acontecimientos de esa magnitud. ¿Es posible llegar a ese mundo que nos muestra ese artículo? ¿Hay manera de evadir ese destino o es inevitable el desembarco a un sitio que nos transporte a una nueva y diferente realidad?
Por Alan Zurita

Read this document on Scribd: Creados para ser libres.

Este es un miniensayo que trata sobre los efectos de las tecnologías digitales y el uso de internet en la conformación de nuestra identidad.
Por Gabriel Portal

¿Qué tienen en común las herramientas de la llamada web 2.0, el proyecto Creative Commons y la ética hacker?
Por Julieta Colacito

Read this doc on Scribd: El espiritu de la Web

Ensayo que piensa acerca de lo disruptivo en el “espíritu” de la Web 2.0
Por Analía Fukelman

Read this document on Scribd: Prometeus (Lucila Pesaro – Comisión 11)

Por Lucila Pesaro