del.icio.us

Visto y considerando que ya dos personas describieron las características y facilidades de esta herramienta, se me ocurrió buscar un poco de información acerca de su creador, Joshua Schachter. Encontré la siguiente nota, publicada en elmundo.es el 4 de Abril de 2006. Me pareció interesante destacar algunas de sus declaraciones que me remitieron a nociones de los textos de Himanen y Latour, las cuales explicito debajo del artículo.

JOSHUA SCHACHTER, CREADOR DE LA HERRAMIENTA
‘del.icio.us nació de una necesidad personal’
PABLO ROMERO
MADRID.- Tener los sitios web favoritos localizados, ordenados y clasificados por identificadores sencillos, y poder compartirlos ‘online’, fue la idea que llevó a Joshua Schachter a inventarse del.icio.us, una de las herramientas que más interesantes de la reciente historia de Internet. Se trata de organizar la información propia, pero también de compartir.
De aspecto serio y reservado, muy rápido y preciso en sus respuestas, Schachter estuvo en Madrid para participar en un seminario de Yahoo! sobre ‘web 2.0’.
La historia de del.icio.us arranca con Muxway, una aplicación para ordenar links y clasificarlos mediante un sistema de palabras claves descriptivas, ‘tags’. Este sistema creció muy rápido, tanto que reescribió la aplicación y lanzó del.icio.us.
“Estuvo originado por una necesidad mía personal, escribí el código que originó del.icio.us porque había acumulado una gran cantidad de links que me interesaban, quise organizarlos y también quise tener la posibilidad de compartirlos fácilmente, así que escribí la aplicación y la base de datos inicial”, comenta. Cuando fue adquirida por Yahoo! (por una cantidad no confesada oficialmente), la herramienta estaba desarrollada.
El nombre surgió del registro inicial del dominio ‘icio.us’, y Schachter se dio cuenta que daba para componer una gran cantidad de nombres sugerentes. Se decició por del.icio.us porque “sonaba positivo” para una herramienta tan útil. Pasó de trabajar para Morgan Stanley a dedicarse enteramente a su creación en 2005.
Precisamente su utilidad (no hubo promoción, funciona el ‘boca-oreja’) hizo que el número de usuarios creciese rápidamente hasta aproximadamente un millón, según los datos de septiembre de 2006. Estos usuarios responden a un perfil muy concreto, son “aquellos que viven prácticamente en la Red como ‘bloggers’, desarrolladores web, académicos, etc. En definitiva, gente que recopila enlaces interesantes y quiere compartirlos”.
del.icio.us utiliza los ‘tags’ introducidos por los usuarios para gestionar los enlaces, de manera que facilita las búsquedas gracias a estos identificadores. No hay normas impuestas para colocarlos, hay libertad total, y sin embargo subyace cierto orden, lo que se ha venido a llamar folksonomía.
No obstante, no parece muy a favor del término ‘software social’ para englobar a las herramientas que, como la suya, contribuyen a estas relaciones en la Red ‘ordenadas’ mediante conceptos. “Todo lo que haces puede tener una dimensión social, todas las aplicaciones son sociales, creo que las ‘redes sociales’ tienen más parte de ‘social’ que de ‘aplicación'”, opina.
Los planes siguientes pasarán por “facilitar aún más a las personas encontrarse entre ellas, que trabajen juntas o que compartan información”, comenta Schachter, “aunque no sólo en grupos, sino también de manera individual”. Una de las características de del.icio.us es, precisamente, que resulta una herramienta tremendamente útil tanto individual (poner orden en mis propios enlaces favoritos) como colectivamente (compartirlos).”No sólo se trata de ayudar a la gente a encontrarse entre ellas por sus intereses, sino dentro de un contexto”, añade.
¿Qué nos aguarda para el futuro? Schachter considera que “nos encontramos en un momento muy interesante para la Red, han surgido infinidad de API, aplicaciones fáciles; en definitiva, cada vez es más fácil construir cosas, por lo que cualquier cosa que te puedas imaginar puede suceder” en un futuro.
elmundo.es
04/12/2006

Por un lado, el modelo de la academia de Himanen, se aplica perfectamente a este caso. Partiendo de una necesidad personal, Schachter crea la herramienta del.icio.us para solucionar su problema, pero también para que le sea útil a otras personas con necesidades similares. Al mismo tiempo, los aportes que cada usuario va agregando a su lista personal, sirven para que todos los demás usuarios puedan encontrar nuevos e interesantes enlaces que no conocían. Así se va conformando una red, en la que todos participan para el beneficio propio y el colectivo. Latour lo definiría como una “red sociotécnica”, conformada por actantes humanos y no humanos, que demuestra que no podemos seguir separando a la tecnología de su dimensión social, ambas se necesitan mutuamente para sobrevivir. No podemos imaginar una sociedad sin tecnologías, pero tampoco tecnologías aisladas que no tengan (o hayan tenido) alguna utilidad social, y que, finalmente, terminarán desapareciendo.

Mariana Zito

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: